Inicio Panorama Aviso clasificado N°1

Aviso clasificado N°1

Por Chicho Fernando * (@ciudaddelbuque)

 Inocente joven del interior del país, buena presencia, algo estragado por drogas baratas que ya dejó, dispuesto a tareas varias como ayudante de cualquier oficio o necesidad, estudios secundarios completos, terciario en administración con solo dos materias adeudadas, sabe de Word Excel y dominio avanzado del Counter Strike, inglés básico de secundario y películas, sin novia actual aunque tuvo una por dos años que lo dejó por un altercado alrededor de un legrado que al final ella se hizo, un tiempo se tiñó de rubio pero es castaño, delgado, moreno, 1.65, de chico era conocido en el barrio como “chasquibúm” por su afición a explosivos caseros de baja peligrosidad, también sabe de armas, a los 17 se fuga a Santa Fe con Bobo un viejo y afectuoso benefactor pero se vuelve a los cuatro meses desilusionado porque el hambre no aflojaba y de taxi no iba a laburar, colaboró en la unidad básica del Barrio Gas del Estado hasta que se peleó con la dirigente la gorda Loreley por unas bolsas de cemento, como militante supo agarrarse a piñas con adversarios integrando la barra de Atlético Espartano donde casi llegó a ser mano derecha de Don Gato el capo, enamorado de la vida siguió su camino y se juntó con el cura Patricio para ayudar en las obras de la Parroquia, sabe tirar plomada y levantar una tapia, revoque grueso y fino, plomería, calcular y pelear presupuestos, abandonó su hogar porque su padre lo amenazó con una pistola en medio de una pelea, su madre se había rajado unos días antes con el primo Tito, hace poco la vio cuando pasó por el súper del barrio rico de Ciudad del Buque donde labura de encargada y ella le pasó un poco de plata como siempre, a los 21 casi se vuelve evangélico por influencia de la Carmencita su hermana casada con El Polaco el policía pero se alejó cuando vio que en la misma iglesia también estaba su exnovia la Inés, cansado de penar en rebusques manejó un colectivo de la línea 22 pero por pura ética le acercó un filo al cuello de un inspector que le pedía guita y tuvo que bajarse al mes nomás, interesado en el arte por vía de la abuela Restituta que en paz descansa se metió en un curso sobre el Renacimiento en la Casa Cultural de Villa Dogo donde conoció a la Gustava que lo ayudó a insertarse en un medio diferente más elevado, ahí curtió modales y cortesía y aprendió a modular y hablar en voz baja, está de acuerdo en general con lo que dice el míster Burke sobre su extensión como movimiento más que como período solamente italiano ¡ah, el humanismo augusto inglés!, empezó “Bomarzo” pero a decir verdad no pudo seguirla aunque sí uno de Séneca que le pasó el Nene canillita de la calle 19 de julio y que relee los jueves antes de dormir, en un momento de euforia de absenta con la pandilla de la Gustava deploró la ausencia de casas palladianas en Ciudad del Buque, luego ella piró a la Metrópoli y él se hartó de hacerse el cheto porque no le representaba igual beneficio a cambio de tanto stress, en fin tiene discos clásicos y de Miles Davis de ese período, recientemente barajó la posibilidad de meterse a cocinero en un bar de pizza y lomitos del Centro ciudadano pero era una verdadera roña y la cocina nunca fue su verdadera vocación, igual en medio de todo mejoró su pinta y se afeita seguido, también fue a clases de salsa gratis, conoció a la Zulma una casada en busca de cambios pero al cabo de un par de tiritos no volvió más a Plaza Valera, no bebe mucho y hace fierros cada vez que puede, sabe andar en rollers de sus épocas de delivery en el distrito financiero, por el momento está vendiendo celulares de alta gama a precios imbatibles, trata de evitar a toda costa hacerse buchón, cualquier cosa llamar al 385575493 o mandar un mail a chicho_91 arroba gmail punto com. • Revista Cabeza

 (*) Del Laboratorio Literario de Ciudad del Buque

Compartir

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here