Inicio Cultura Quién sostiene la quichua

Quién sostiene la quichua

por Héctor Alfredo Andreani

Foto de Alejandro Galván Vargas

Volvimos de un esforzado viaje a Bandera Bajada, con estudiantes de segundo y tercer año de la Tecnicatura Superior en Educación Intercultural Bilingüe con mención en lengua Quichua de la UNSE, única en nuestro país, donde participamos en el II Encuentro Interescolar de la Lengua Quichua, organizado por el Instituto de Formación Docente 21. Se trata del primer y único profesorado de la provincia donde hay una modalidad en Educación Intercultural Bilingüe. No me alcanzan estas páginas para contarles todos los problemas que tuvieron hasta que lograron que esta modalidad fuera creíble al interior de la misma institución. Porque esta nota trata de cómo ir hacia adelante sin tener nada detrás, y encima, ir haciendo un camino muy pedregoso.

Las mesitas cubiertas con un chusi tejido, y los chicos exponiendo frutos del monte, comidas regionales, afiches con palabras quichuas. Un escenario donde varios quichuistas compartían el micrófono, sin que nadie les cortara la voz. Al mediodía se había formado una ronda de quichuistas, donde hablaban lo que quisieran hablar. Lo más memorable fue ver a las familias acercándose a la siesta, sentadas en las mesas redondas que fueron sacadas al patio, y donde sus hijos se sientan estando en las aulas. Aquí, las familias se acercan y se sientan a disfrutar un rato, cosa poco frecuente.

Pensaba, entonces, en el encuentro, organizado con muchísimos problemas y trabas desde el arriba del arriba, porque el arriba no quería que se hiciera el evento en el patio de la escuela. Ojalá que las burocracias no fueran tan negativas a la hora de promover las iniciativas culturales desde una escuela. Profes y autoridades del IFD que hacen creativamente lo que pueden con lo que tienen, y hacen un hermoso evento, tan hermoso como los eventos realizados por los docentes de Cerrilos, Barrancas y Villa Salavina, y los pobladores de Pirucho.

Foto de Alejandro Galván Vargas

Porque son muchos años de ver siempre lo mismo: el esfuerzo. Cuesta mucho imaginar el gigantesco esfuerzo que hacen para sostener estos encuentros. Aun así, son pocos, si pensamos en eso que se denomina “políticas lingüísticas”. Porque seguimos esperando que la clase política vea (y aprenda) de otro modo estos procesos. Seguimos esperando que se activen, alguna vez, cargos de enseñanza del quichua.

¿Por qué esto último? alguien puede preguntarse. Resulta que en esta escuela primaria (de la localidad) hay un cargo de maestro de quichua desde hace más de tres décadas. Fue cubierto por maestras y maestros que enseñaban quichua en el aula. Y cuando las luces se apagan, y cuando todos guardan las sillas, y cuando el Encuentro Interescolar termina, lo que hay es un docente de quichua, sosteniendo cotidianamente el resto de los 10 meses, los 300 días restantes que dura el ciclo lectivo. Ahí está el chiste de todo esto, cuyo humor nunca fue políticamente entendido. Hay un docente, es decir, una persona asalariada, con una función específica y una temática autónoma (lingüística regional quichua), repito, sosteniendo los restantes 10 meses del año. Y el trabajo de muchos otros 10 meses, que se convierten en 32 años de sostener un cargo asalariado desde 1985, generó una serie de prácticas educativas y culturales, que a su vez sostienen ciertos usos de “la quichua”.

¿Más detalles? Al maestro actual le llevó 18 años trabajar en silencio, buscando convencer y hablar con los demás docentes, con algunos docentes, hasta que actualmente hay un grupo de docentes de la zona, entusiastas (y también quichuistas), para generar un “ambiente” posible. Un ambiente donde la quichua no sea lo mismo que cambiar la cara para otro lado, sino motivo de inquietudes, de charlas sinceras mirándose a las caras. Desde negar el tema (en la misma escuela) hasta llegar a sentarse a hablar entre sí sobre “qué podemos hacer”, tuvieron que pasar décadas.

Foto de Alejandro Galván Vargas

Escribí este pequeño texto en 2012. Miren cómo este maestro la “luchaba” desde adentro del aula. Miren cómo tuvo que pensar, en soledad, muchos años, hasta que lograra cierto consenso con los demás maestrxs. Escribía lo siguiente:

“Patio

Se cansó del chamamé. Ya le jode un poco su oído anarco. Le gusta el chamamé, pero se cansó del chamamé pasivo que describe las costumbres sin describirlas. Pura joda. Se cansó del reguetón en los celulares. Ama la juventud, pero ya no soporta verlos como imitaciones bailanteras de la tele. Preguntando, preguntando, averiguó que antes se cantaban otras cosas, que la vidala no era tan rara como ahora. Ahora, en sus adentros, ya no es anarquía: ahora se trata de buscar cosas del pasado.

La cosa es que este maestro de primaria se decide. Un barrio periférico de La Banda. Mete la mano en el bolsillo. Se despide con un artesano amigo de varias musikiadas en un patio. Viaja en combi de vuelta al pueblo. Llega a la escuela rural. Nadie le presta atención a la bolsa grandota que trae, medio arrastrando.

Y en eso, suena el primer timbre. Recreo. Aparte del desayuno, algo raro hoy en medio del patio. Algunos changuitos se acercan: sobre unas sillas, hay siete cajas vidaleras, un bombo y una guitarra. No hay maestros a la vista. Los palpan, como tanteando la previa de una picardía. Seguro que es cosquillita en el estómago por querer hacer alguna cagada.

Ya están sentados, otros en el piso, y se ponen a joder con las cajas. No se les ocurre otra idea que parodiar un canto de vidala. Otro le sigue. Se cagan de risa. Otro arremete con un malambo en el bombo. Otro empieza a zapatear, en quichua le dice que toque más despacio, que así no se empieza, que las mudanzas son más lentas al comienzo.
¿Por qué nadie nos reta? ¿Por qué no hay maestros en el patio? Y seguimos jodiendo. De repente, uno de los chicos se ejecuta una vidala completita en serio, jodiendo. Ni él sabe de dónde la sabe, pero la sabe.

Dicen algunos maestros mirando escondidos desde la dirección:
Timbre… que lo parió, che”.

Foto de Alejandro Galván Vargas

Pasaron muchas cosas en el camino, muchas cosas, pero hay un producto palpable. Llegaron a armar un Encuentro de quichua formidable, hermoso como es hermoso cada encuentro que (forzosamente) organizan estas escuelas del monte, con sus poblaciones de alumnos quichuistas, haciendo lo que pueden con los recursos que tienen.

Sosteniendo, repito, aquello que debería sostenerse de otro modo. Aquello que debería haber sido política de Estado hace más de 7 décadas, y que todavía sigue sin concretarse.
Para quien se esté desayunando con estos temas ¿cree que solo sucede en algunas escuelas, donde aparentemente hay algo de quichua? No. Los conflictos lingüísticos están ocurriendo todos los días, y hay cientos de personas del ámbito rural o urbano periférico que sufren violencia institucional porque hablan de un modo que no es el legitimado por el orden estatal. Pensemos en un poblador del interior que debe testificar, o que debe gestionar algo en las oficinas de Tribunales, o que recibe una explicación de un abogado que le muestra un mapa con delimitación de terrenos, y este poblador jamás aprendió a manejar un mapa. Agreguemos también los problemas de una parturienta en el hospital que sigue gritando de dolor en una lengua que no es castellano (sí, ahora, no en 1920), o el maltrato que hemos registrado a quienes son percibidos como “los del campo” cuando debían hacer trámites en ciertas dependencias estatales (y no solo del “campo”: si se trata de un “negrito con gorra” del barrio La Católica, también pasa lo mismo).

“Porque son muchos años de ver siempre lo mismo: el esfuerzo. Cuesta mucho imaginar el gigantesco esfuerzo que hacen para sostener estos encuentros. Aun así, son pocos, si pensamos en eso que se denomina “políticas lingüísticas”. Porque seguimos esperando que la clase política vea (y aprenda) de otro modo estos procesos. Seguimos esperando que se activen, alguna vez, cargos de enseñanza del quichua”.

Agreguemos la indiferencia de algunas autoridades del arriba, para quienes “no hace falta hacer más nada con el quichua en las escuelas” cuando en realidad jamás se creó ni un solo cargo docente en esta área. La lista de situaciones, en realidad, es interminable.

Hubo algunas personas molestas cuando manifesté en una entrevista en un periódico de tirada provincial que “hay que dejar de ver al quichua como un resabio folklórico que solo se recuerda de algunos eventos culturales. La lengua quichua, alguna vez, debe ser articulada al mundo del trabajo y del estudio formal. Hay 200 mil personas que siguen hablando palabras ilegítimas para el Estado, y eso ya los convierte en sujetos de derecho vulnerado”. No deberían molestarse, porque no es una descalificación, sino un análisis con evidencias. Porque la evidencia, en este caso, se funda en la ausencia notoria de décadas. Porque un diagnóstico de situación (basado en investigaciones de terreno donde hay que poner el cuerpo, las energías y el tiempo de vida de uno), decía, un diagnóstico de situación no significa serruchar el piso a ningún funcionario, sino llamar la atención sobre un problema social que nunca fue atendido correctamente, sencillamente porque la clase política no lo entendía ni lo entiende. En este pueblo chico entendamos, alguna vez, la posibilidad de que una ciencia social, la sociolingüística, ofrezca sus aportes a las políticas educativas locales.

El objetivo (alguna vez) es acompañar a que las comunidades desarrollen sus culturas y sus lenguas del modo como desean hacerlo y como imaginan. Pero con aprender solamente la lengua quichua no basta, porque hay que formarse en otros saberes para lograr acompañar a las comunidades bilingües. El acompañamiento crítico a sus condiciones de vida obliga a que el factor socioeconómico sea indispensable para lograr efectivamente políticas en el ámbito del desarrollo lingüístico nativo.

¿Quieren un párrafo hereje?: Una gran mayoría de los quichuistas no tendría ningún problema en que desapareciera el quichua. Reconozco que este es el peor argumento que alguien podría poner en papel, porque termina legitimando la inacción y la indiferencia del Estado. Sin embargo, el desinterés de muchos bilingües, y el desinterés del Estado, históricamente van de la mano. Esa es otra cara de lo que en las ciencias sociales se denomina hegemonía. Ese desinterés va de la mano con la ausencia de trabajo y de estudio formal relacionado con la lengua.

¿Sueno demasiado materialista? Sí, y en ese materialismo está la clave de todo. La cultura no se sostiene de la nada, sino en relaciones sociales específicas, es decir, en determinados modos de producción que reproducen la vida social. ¿Cuál es el punto entonces? Si no hay nuevos espacios laborales donde la lengua ocupe su lugar central, su desaparición sí estará garantizada, por más eventos culturales escolares que intenten realizarse. Porque la hegemonía es demasiado jodida como para tomársela en broma, y debe ser contrarrestada con un materialismo estratégico: trabajo asalariado. Así, de una y sin vueltas.

Foto de Alejandro Galván Vargas

“A nosotros nos prohibían hablar, eso no está bien”. Es el argumento más frecuente que escuchamos de los y las quichuistas, el que nos deja entrever que un bilingüe deja lentamente esa hegemonía y trata de tomar distancia respecto de esa prohibición que se le hizo cuerpo. Pero el problema es lo que sigue después: ni los quichuistas ni los no quichuistas saben qué hacer con eso que se acaba de “destapar”, hacia afuera. Hace falta demasiada imaginación operativa para pensar (y hacer) cosas interesantes con la lengua que ahora deja de estar oculta. Es tan fuerte la formación estatal, que resulta imposible pensar que “la quichua” ocupe lugares donde el castellano los ocupó siempre, y desde siempre. Ese es el desafío operativo, el más difícil de todos, el que va más allá de las declamaciones positivas sobre el quichua (del tipo “tenemos que defender nuestra lengua” y otros argumentos similares). Otra vez, la dichosa hegemonía mete la cuchara.

Por eso, en el estudio formal de “la quichua” también deberían discutirse y reflexionarse temas que no son siempre asociadas con dicha lengua: el poder, el Estado, el sistema educativo, las normas, los medios audiovisuales, la escritura, la discriminación, la religión, la pobreza, la vergüenza, los problemas de escritura, la modernidad, las tecnologías, el espacio público, la violencia de género, y también el complejo mundo de la ruralidad. Todo esto en las escuelas, colegios y profesorados como temas de debate, y sobre todo, temas de investigación propia. El objetivo es que estos temas sean instrumentados como herramientas de investigación y desarrollo en el sistema educativo. Porque para desarrollar una política educativa sobre “la quichua”, no me basta aprender algunas chacareras de Sixto Palavecino. Necesitamos (aparte de la gran música de Sixto, aclaro) aprender muchas otras cosas, porque el anhelo de ver a “la quichua” efectivamente inserta en el aula, cae en saco roto.

Y, ojo, no es solo para escuelas rurales. Lo mismo va para las escuelas urbanas, para no caer en el prejuicio tan difícil de desmontar (y que por debajo muchos mantienen) de que “la interculturalidad es solo para indios”.

Es hora de aprender que siguen faltando cosas. La quichua no debería ser parte marginal de las políticas culturales, sino parte central de las políticas educativas. Las escuelas rurales no deberían “cubrir” el histórico bache cultural con “encuentros culturales” sino que deberían ser otra cosa: agentes (sostenidas desde el Estado) de desarrollo de la diversidad lingüística en educación. Las escuelas no deberían ser (por desgracia) los únicos agentes culturales: las escuelas deberían ser escuelas bilingües, promoviendo la interculturalidad como “materias”. Que la palabra “quichua” esté las libretas de cada niño en todas las escuelas. Así, de una.

• Revista Cabeza

Compartir

3 Comentarios

  1. Tarea difícil, Héctor. Luchar contra el status quo Estatal. Chocar contra molinos de viento de poder concentrado en invisibilizar la realidad que muestras. A educar burros con corona es la tarea. Y otros más, también.

  2. Muy bien. Todo esfuerzo favorable al quichua es válido. Mejor si se va directo a la cuestión principal, como está planteado en este artículo. Hay que plantearlo en cada ocasión posible hasta lograr que desde el Estado se interesen. Un muy buen síntoma es que el Estado tiene carreras en la UNSE y gente trabajando en Educación Intercultural Bilingüe en el Ministerio de Educación. Por algo se empieza. Hay que seguir.
    PD: Lo que comenta en “el párrafo hereje” me parece que es así. Al menos esa impresión he tenido muchas veces. Ayer sin ir más lejos.

  3. Gracias por las observaciones. Aunque yo personalmente tengo una posición política distinta del actual gobierno, lo que observo es identificable en 7 décadas de práctica estatal. Quiero decir: no es mi intención atribuir culpas a determinadas personas, porque esa no es la cuestión. Aquí se trata de ir diagnosticando situaciones que a veces desde una perspectiva estatal muchas veces no se observa. Yo no puedo culpar a ningún funcionario por no saber temas que se manejan en un área de investigación. Estaría errado en mi mirada. Entiendo perfectamente que los funcionarios deben hacer su tarea, y a veces necesitamos explicar qué es lo que observamos y lo que investigamos. Me hago responsable de no difundir debidamente lo que investigo, aunque muchas veces no tenga los recursos necesarios para hacerlo. Esto no es conflicto salarial ni el debate de la semana, sino otra cosa. Explicar qué son las políticas lingüísticas, y por qué son necesarias en educación, es una tarea pendiente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here