Inicio Panorama Vivas y poderosas nos queremos

Vivas y poderosas nos queremos

Por Johana Lacour*

 

Foto de Florencia Navarro
Juntas somos poderosas
En medio de los últimos preparativos del documento para salir a las calles el sábado pasado, nos enteramos de la noticia: un nuevo femicidio en nuestra provincia intentaba acobardar nuestro tercer grito de Ni Una Menos. El link de los diarios locales circulaba por los grupos de whatsapp donde las compañeras tejemos complicidades, una vez más entre palabras de bronca y dolor.
A pesar de esto, cerca de las 4 de la tarde la plaza Libertad empezó a llenarse de banderas y al ritmo de los redoblantes comenzamos a cantar, sabiendo que nada grande se puede hacer con la tristeza. Como nunca antes desde aquel 2015, la gente estaba ahí, tomando de la mano a sus hijos e hijas y rodeando la plaza que, por tercer año consecutivo, se vestía de un grito comprometido con la vida de las mujeres.
Las consignas del último 3 de Junio fueron a nivel general, un pedido contundente para terminar con la precarización de nuestras vidas. Porque ante cada recorte, cada tarifazo, somos las mujeres las primeras en ser vapuleadas, por este sistema que ya no da más.
La Libertad por Milagro Sala, quien lleva más de 500 días presa, como decimos nosotras: por negra, pobre y luchadora; fue un clamor estridente en el documento. Además, recordamos el pedido de Libertad para Higui quien está presa por haberse defendido de sus agresores, presa por ser una sobreviviente. La autonomía de nuestros cuerpos, la aplicación efectiva de las leyes existentes fueron también parte del documento que leímos desde la Colectiva Ni Una Menos. Cuando hablamos de aplicación hablamos de una necesidad imperiosa de destinar el dinero suficiente para los organismos del Estado que tienen la responsabilidad de darle curso a cada reclamo que hacemos. Hablar de aplicación efectiva es también decir que necesitamos voluntades políticas para hacerlas.
Urgente y sin titubeos.

 

Foto de Florencia Navarro
Incomodar es la tarea
A un costado de la plaza, un grupo de mujeres actrices y activistas con el torso desnudo y manos violetas pintadas en sus tetas, se acercaron a la catedral como símbolo de repudio a la jerarquía católica como principal responsable de los mandatos que pesan sobre las mujeres y otras identidades disidentes. Así como también por la cantidad de denuncias de abuso a niños y niñas en el ámbito de la iglesia que han sido silenciadas durante años.
Podemos compartir o no las formas, pero lo que no podemos es tener una doble vara para medir las tetas puestas al servicio del goce masculino en la televisión, que son aceptadas, y a las tetas puestas al servicio del arte como una expresión en un contexto en donde la cultura está fuertemente influenciada por la moral religiosa. No estamos hablando de la religiosidad popular que ha sido impulsora de cambios a lo largo de la historia, sino de la moral conservadora que constriñe, que aprieta que oprime cuerpos y deseos.
El movimiento feminista es diverso, tanto como en sus estrategias, como en sus repertorios, no es posible homogeneizar las formas de expresión porque nuestros trayectos son diferentes y reconocemos en ellos una potencia para nuestras alianzas.
Éste hecho no puede poner, tampoco, en tela de juicio al feminismo como herramienta emancipadora, como herramienta que busca cuestionar, aunque sea incómodo, las desigualdades que existen y que nos cuestan ver porque duelen.

 

Foto de Florencia Navarro
Ocupamos el espacio público y lo hacemos nuestro para hacer visible el hartazgo, pero también proponemos, porque el feminismo que estamos construyendo además de visibilizar lo que no quiere, ofrece nuevas formas de relacionarnos, nuevas formas de estado y nuevas formas de sociedad.
El movimiento de mujeres, feminista y de las disidencias en Santiago del Estero tiene que caminar hacia procesos lo más unitariamente posible, profundizando su radicalidad a la hora de reflexionar por dónde seguir. Es necesario que lo cuestionemos todo, que cuestionemos nuestras organizaciones: las mujeres las sostenemos, le ponemos el cuerpo entonces el feminismo no puede nunca ser un tema secundario, somos generadoras de revoluciones, a pesar del horror ante cada femicidio: nos abrazamos y salimos a la calle para seguir dando batalla.
El feminismo nos da potencia a la hora de integrar demandas y no es una guerra contra nuestros compañeros, contra los hombres. Es potencialmente una herramienta de liberación para ellos y sus mandatos de proveer, de ser machos, por lo que son nuestros aliados.
Nuestras lógicas de construcción, las alianzas que hacemos y hasta donde nos jugamos por la vida de las mujeres también debe ser revisado, porque es nuestra responsabilidad histórica cambiarlo todo hoy y sin demoras.

Foto de Florencia Navarro

Nuestro Nunca Más
Las mujeres entendemos al 3 de Junio de cada año como nuestra manera de decir “Nunca más”. Se trata de una fecha ganada por el movimiento de mujeres y feminista en el calendario. Un “Nunca Más” que heredamos de nuestras madres y abuelas, que son las que nos abrieron el camino sin saberlo, para venir sosteniendo por más de treinta años de Encuentros Nacionales de Mujeres, más de diez años de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y tantas expresiones del tejido que construimos y sostenemos porque estamos para nosotras.
Sabemos que se profundizan tendencias opuestas: el capitalismo patriarcal reacciona contra los avances de la etapa anterior e intenta llevarse puestos nuestros derechos, pero a la vez todo el campo popular radicaliza su propuesta para defender y avanzar, y en éste caso el feminismo con Ni Una Menos, los paros de mujeres y los inmensos Encuentros Nacionales de Mujeres son prueba de eso, porque avanza y conquista.
Pero no solamente nosotras tenemos propuestas: para dar solución a nuestros planteos, el neoliberalismo en nuestro país, de la mano de la Alianza Cambiemos quiere poner en la boca de nosotras el pedido de “mano dura” que aprovecha para salir a flote cada vez que hablamos de seguridad.
La seguridad que pedimos es la implentación de la Educación Sexual Integral en el marco de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral, la aplicación de las leyes para prevenir la violencia sobre nuestros cuerpos. Lo que pedimos son voluntades para poner en marcha medidas preventivas. Si van a pedir más mano dura, no será en nuestro nombre, porque si pretendemos cuestionar a la justicia, en términos de celeridad para atender a las mujeres en situación de violencia, pero sobre todas las cosas para asumir de una vez por todas que la violencia de género no debe ser abordada y entendida como un vínculo entre iguales, pretendemos que la justicia reconozca la existencia del patriarcado como un sistema cultural que atenta contra nosotras por sobre todas las cosas y actúe en ése sentido.

 

Foto de Florencia Navarro
Nuestra tarea ahora es mantener la iniciativa, pongamos de pie un movimiento feminista con las campesinas, las músicas, las estudiantes, las docentes, las trabajadoras de la economía popular, las que decían “no me representan”, las lesbianas, las travas, las chongas. Porque estamos todxs atravesadxs por lo mismo y al único que no le conviene que lo sepamos es al patriarcado.
Es importante dejar en claro que no son todas pálidas, que avanzamos en cada asamblea, en cada oportunidad que nos juntamos las mujeres para pensar en cómo afrontar lo que nos está pasando, en cada taller de sororidad que organizan las compañeras, en cada abrazo que quita las culpas entre amigas y no tan amigas.
Avanzamos porque entendimos que juntas somos poderosas, que el feminismo solo no es suficiente sino que tenemos que politizar nuestra experiencia y que es una necesidad compartirlo con otras, juntarse, amucharse para cantar, para llorar y para volver a reírnos.
Ninguna de nosotras va a volver a ser igual y a eso lo sentimos como un triunfo, que se lo debemos a las que no vuelven más porque la revolución será feminista o no será.

 

Foto de Florencia Navarro
*Johana Lacour, o como la conocemos: La Joha, es referenta de la Colectiva MALA JUNTA. Feminismo popular, mixto y disidente.

 

 

 

 

Compartir

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here