Inicio Cultura Finlandia: Doctrina de la Neutralidad

Finlandia: Doctrina de la Neutralidad

Por Nicolás Salvi*

En el año 1974 Wigwam, la mítica banda finesa de rock progresivo, sacaba su obra más alabada y extraña: Being. Este disco es casi tan complejo como entender a la misma Finlandia en todos sus matices. El disco habla de filosofía y política, a veces parece centrarse en clases y luego en individuos, todo eso adornado por una excelente música que combina el rock sinfónico con aires de free jazz y locuritas á la Frank Zappa. Este disco, tal vez, pueda ayudarnos a la distancia a entender a un país que no entra en los cánones de la historia oficial pre-Muro, y donde socialismo y capitalismo no tienen la misma acepción.

Being

De por sí, la oscura portada de este disco nos da muestra del extraño proceso histórico comprendido. En la mente de un supuesto ser humano vemos curiosos personajes, como una suerte de mago/ilusionista levitando; un cura; grandes burgueses, sentados en abultados sillones; y proletarios caminando en fila con cierta carga. Todos estos, personajes que aparecen a lo largo del LP.

Podemos dividir imaginariamente a Being en dos partes: las primeras tres canciones (son ocho en total), donde se pone acento al componente político de la obra y una segunda parte, en la  propia Finlandia será el tema en desarrollo.

Importante es aclarar que el disco esta íntegramente interpretado en inglés, por lo que pocos medios fineses han analizado hasta ahora las letras de las canciones y se han decantado por ovacionar la magnífica y elaborada música del mismo. De igual modo, lo hicieron los pocos colegas anglosajones que prefirieron omitir tal embrollo intelectual.

El disco abre con Proletarian” (Proletario), compuesta por el teclista Jukka Gustavson. Una oda al sufrimiento de la clase trabajadora y crítica del poder. Simple y llana, con poco lugar a equívocos, aunque el último verso hace denotar que Gustavson no aplica al marxismo ortodoxo para criticar a esta “mafia del poder”:

“And the leaders, the bosses, responsibility flags, salaries soar-graftsmanship grows, competence decays” (… Y los lideres, los jefes, banderas de responsabilidad, los salarios se elevan-la destreza crece, la competencia decae)

Seguido a ese confuso verso, comienza lo que principio parece un mini-manifiesto soviético al ritmo de una marcha militar, para después asomar una mordaz critica al estereotipo comunista que Stalin legó, titulada InspiRed Machine o “Maquina inspirada”, aunque el juego de palabras se pierde con la traducción:

Working men in all countries

let us unite in vengeance

for the time has come to annihilate

the bourgeoisie and suck the

rest up now is the time

When Communism will rule the world

and red shall be the one color

suffered to wave let us take up arms

let us join forces comrades let us march let us conquer

For behind us comrades you have the most

powerful and advanced nation in the

world also the world’s most modern

least checked weapons and the Red Army

Comrades towards peace and happiness on Earth

towards the most ethical and natural state and system in the world, comrades!!!

Trabajadores en todos los países

unámonos en venganza

porque el tiempo ha llegado para aniquilar

la burguesía y chupar al

resto ahora es el momento

Cuando el comunismo gobernará el mundo

y el rojo será el único color

sufridos agitaremos vamos a tomar las armas

unamos nuestras fuerzas camaradas, marchemos, vamos a conquistar

Por detrás de nosotros camaradas usted tiene la nación más poderosa y avanzada en el

mundo también las armas más modernas menos controladas del mundo y el Ejército Rojo

Camaradas hacia la paz y la felicidad en la Tierra

hacia el estado y el sistema más

ético y natural en el mundo, ¡¡¡Camaradas!!!

Con ironía, Gustavson quiere marcar las pocas buenas intenciones que se percibían de la URSS, así como el imperialismo al que se vertió con el stalinismo, si bien se denota cierto escepticismo por el socialismo científico.

El tercer tema  es Petty Burgeois (Pequeña Burguesía) del vocalista inglés Jim Pambroke otro bizarro guiño a Frank Zappa, lleno de metáforas sin sentido. Esquizofrénico y alterado, tanto musicalmente como en las voces que van y vienen, sólo alcanzamos a rescatar una frase que viene a destruir el orden establecido: “Disaster can be fun” (El desastre puede ser divertido).

Así, a lo largo del disco, Wigwam dispara críticas hacia ambos lados del muro. Práctica presumiblemente usual en aquella Finlandia, en su historia y en la relación que viene manteniendo con Occidente y con Rusia.

Suomalaiset

La primera particularidad de Finlandia es quien habita ese país. El pueblo fines (suomalaiset) está formado por varias etnias, pero los une un idioma que los distancia de sus vecinos escandinavos. Este pueblo habla Suomi, una lengua urálica, diferente a la de los suecos, daneses, noruegos e islandeses que hablan lenguas germánicas. El Suomi derivada del indoeuropeo, raíz de casi todos los idiomas occidentales.

Su lengua tiene parentesco con los idiomas hablados en Estonia, Hungría y Siberia. De esta última probablemente descendieron los primeros hablantes.

Durante la Edad Antigua lo que hoy es Finlandia fue un territorio alejado de las primeras batallas entre imperios y hordas. Es más, tampoco desarrollaron una sociedad centralizada en el apogeo escandinavo que se vivió durante la Era Vikinga.

Las bases del país se dieron a partir de la Cruzada de 1150 y la posterior anexión sueca que contrajo el rey Érico, El Santo, en pos de cristianizar la zona. A partir de ese momento y hasta comenzado el Siglo XIX, Finlandia pasaría a desarrollarse a la par de Suecia, a la vez que su territorio se transformaría en un mar de sangre debido a los permanentes conflictos que se sucedían con la Rusia Imperial.

La Rusificación

Luego del Tratado de Fredrikshamn, en 1808, Rusia anexionó a Finlandia. En un primer momento, la cultura finesa se vio favorecida por este nuevo dominus al dejar de lado el centralismo sueco para promover las artes locales. Esto no duró mucho tiempo, dado que este dispositivo fue seguido por proceso de conciencia nacional además de posteriores movimientos, que por primera vez planteaban una Finlandia independiente, lo que llevó a que desde San Petersburgo se iniciaran el procesos de rusificación.

La Rusificación consistía en coartar toda autonomía de Finlandia, transformándola en una provincia más de Rusia, imponiendo al ruso como idioma oficial y a la cultura del Gran Imperio como la única a divulgar. A la larga, el proceso de enculturación ruso fue casi inaplicable y solo sentó las bases para que la independencia comenzara a darse.

La Santa Miseria de la Guerra Civil

Al igual que Rusia, Finlandia tuvo su guerra entre Rojos y Blancos. Los blancos, conservadores y apoyados por el II Imperio Alemán; y los rojos, comunistas y socialdemócratas, apoyados por la URSS; lucharon por el futuro de la primera Finlandia, independiente.

Como todo conflicto, su nombre depende de quien lo cuente: “La Guerra entre hermanos”, “La Rebelión Roja” o “La Rebelión de los Minifundistas”. Este conflicto, en el que los Blancos salieron triunfales no traspasó historias épicas para endulzar el flamante espíritu nacional, sino más bien, dejó un amargo legado para ambos bandos. Tanto el “Terror Blanco” como el “Terror Rojo” hicieron que un pueblo en pleno desarrollo y búsquedas de organización propia comenzara a desconfiar de las élites políticas que luchaban por su representación.

No parece extraña, entonces, la ambigua crítica que los Wigwam hacen al espectro político mirando desde abajo.

El Satélite Finlandés y la Finlandización

Entonces, Finlandia pasó de ser territorio ocupado por suecos, luego rusos, y después un secundón del Imperio Alemán. El fin de la Primera Guerra Mundial trajo consigo el fin del Reino de Finlandia y dio paso a una república liberal-conservadora que en los albores de la Segunda Guerra Mundial volvió a los brazos de la Alemania del Tercer Reich, para hacer frente a la URSS.

En aquellos agitados años, la Finlandia tuvo dos conflictos armados con la URSS. Primero defendiéndose en la Guerra de Invierno, luego atacando y recuperando territorios en la Guerra de Continuación. En ambos salieron derrotados, pero aunque los costos fueron altísimos su férrea lucha definió una independencia duradera.

Así, el país nórdico comenzó a ser uno de los sujetos políticos más interesantes de la Guerra Fría. Uno de los casos de neutralidad más difíciles de encuadrar, que los medios de occidente llamaron “Finlandización”, término que vino a dar encuadre a lo que fue la “Doctrina Paasikivi-Kekkonen”, bautizada así por los apellidos de los dos primeros presidentes de la Finlandia de post-guerra.

Finlandia, pues, se mantuvo al oeste de la Cortina de Hierro. Tenía una economía de mercado, un sistema capitalista y un modelo de Estado de Bienestar no muy distinto al de los países escandinavos. Pero a diferencia de los demás países del bloque capitalista, los Suomis prefirieron no “irritar” a la Unión Soviética para evitar convertirse en un satélite más, a  pesar que la relación de tutelaje no era mucho más favorable.

Este zigzag finés fue cultor de una política exterior ecléctica nunca antes vista. El Estado finlandés participó en el Banco Mundial y en el FMI, así como firmó el Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua con la URSS. Finlandia prefirió este extraño servilismo con ambos bandos y dando la espalda a los conflictos externos a su territorio, lo que le dio grandes réditos a los empresarios fineses que podían operar en casi todo el mundo, ampliando las arcas de la burguesía nacional que se dedicó a armar el Estado de Bienestar a la par de acrecentar sus fortunas. Un orgullo para Keynes.

La serena critica de Wigmam

Todo este resumen nos devuelve a los años 70, que vieron nacer a Being, con los Wigwam satirizando a la sociedad de clases y centrándose en la criatura humana, criticando a toda clase de ideología política, a las que veían “diseñadas beneficiar a sólo una pequeña parte de las personas mediante el uso de la misma mayoría”. De igual forma, que esa afirmación podía ser contenida en alguna ideología autonomista.

Sin embargo, lo grandioso de los tres primeros temas de Being es que podemos ver el trasfondo de la sociedad finesa en aquel tiempo y su arrastre histórico. En “InspiRed Machine” advertimos una crítica a los soviéticos, pero muy leve y propia del proceso de finlandización.  No obstante, Gustavson tuvo discusiones con la discográfica que veía fuertes injurias hacia el comunismo.

En este disco distinguimos a una sociedad que supuestamente gozaba de todas las garantías del liberalismo, pero que vivía una autocensura tremenda, impulsada por el Estado, y que explota en el mismo disco haciendo un homenaje al desastre y la locura exteriorizada en “Petty-Burgeois”.

Hechos y actualidad

  • Luego de la caída de la URSS, una crisis bancaria y las distintas recesiones mundiales del capitalismo, Finlandia frenó su crecimiento en 1991 para pasar a vivir en un constante “Stop and go” económico, pero sin perder sus altos índices de bienestar social.
  • Tras el derrumbe soviético, Finlandia no tardó en concretar su membresía en la Unión Europea.
  • El actual Presidente, Sauli Niinistö, es del partido conservador “Coalición Nacional”, mientras que el primer ministro, Juha Sipilä, es del liberal Partido de Centro, ambos partidos tradicionales de Finlandia
  • La oposición clásica está representada por el Partido Socialdemócrata de Finlandia, que no tiene una cosmovisión del futuro del país muy distinta al oficialismo.
  • El ultraconservadurismo euroescéptico de extrema derecha se ve reflejado en el partido Verdaderos Finlandeses. El nombre lo dice todo.
  • El Partido Comunista de Finlandia perdió toda su fuerza con la caída de la URSS. Hoy una fracción del mismo sobrevivió en el Siglo XXI pero dudan mucho en ser gobierno algún día.
  • Además del finés, el otro idioma oficial en el país es el sueco. Ni el ruso ni el alemán lograron tal condición.
  • Wigwam sigue tocando y sacando algún que otro disco. Son una banda de culto.
  • El tecladista Jukka Gustavson dejó Wigwam en 1974, luego de Being, para comenzar su carrera solista. Desde 2014 cobra la pensión de artista del Estado fines.
  • El vocalista Jim Pembroke continúa tocando en Wigwam. Desde 2013 también cobra una pensión de artista del Estado fines.
  • Ville Niinistö, sobrino del presidente Sauli Niinistö, líder del partido ecologista La Liga Verde, sirvió como Ministro de Medio ambiente de su tío entre 2011 y 2014. Todo en casa, el nepotismo no es un invento tercermundista.
  • El ex Primer Ministro y actual Ministro de Economía Alexander Stubb se define como un “liberal internacional” y una vez dijo: “La política nacional no es lo mío. La política internacional si lo es” ¿Será el amanecer de una nueva doctrina nórdica de relaciones exteriores?
  • El desastre, en teoría y en un futuro, podría ser divertido.

 

*Una primera versión de este artículo fue publicada en 1966 Revista, en octubre de 2014.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here